✖ 3 hechos incorrectos sobre el asedio de Numancia
Asedio de Numancia
Roma

✖ 3 hechos incorrectos sobre el asedio de Numancia

El asedio de Numancia es uno de los acontecimientos históricos más mitificados de la Historia de España. Un símbolo del valor y la resistencia de los hispanos frente a Roma. Y estas ideas han calado en la cultura popular. Por eso voy a hablar de algunas incorrecciones históricas sobre los sucesos que rodearon al sitio de Numancia.

3 hechos incorrectos sobre el asedio de Numancia

En este artículo voy a intentar corregir algunas imprecisiones que circulan en torno al asedio de Numancia. Algunas de las leyendas son ciertas, como el hecho de que quienes trataron de ayudar a los numantinos perdieron las manos por orden de Publio Cornelio Escipión. O que las defensas de la ciudad de Numancia estaban muy por encima de lo que se esperaba de los incivilizados celtíberos. Pero hay otras historias que no son ciertas.

1. El asedio de Numancia duró veinte años



No es cierto. Lo correcto sería decir que el asedio de Numancia se produjo a lo largo de veinte años. O que los romanos asediaron varias veces Numancia en un período de veinte años. Los matices son importantes.

El asedio de Numancia se enmarca dentro de la guerra celtibérica (154-133 a.C). El casus belli de esta había sido la construcción de una nueva muralla en la ciudad de Segeda, que Roma interpretó como un acto de provocación por parte de los belos. Estos se refugiaron en Numancia, donde resistieron tres años de campañas romanas en Hispania hasta firmar la paz con Roma. El Senado declaró humillante esa paz y ordenó seguir la guerra.

Todo intentó de completar con éxito un asedio de Numancia fue frustrado. Y la guerra continuó de forma intermitente y cada vez más impopular. Los reclutas romanos veían con pavor la posibilidad de luchar en Hispania aquella guerra sin fin y sin gloria, pero el Senado estaba empeñado en lograr la victoria.

No obstante, las acciones de Viriato (entre el 144 y el 139 a.C.) hizo que Roma centrara sus esfuerzos en el caudillo lusitano mientras Numancia seguía sin ser castigada. La fama de los numantinos se extendió entre las tribus hispanas.

Tras el asesinato de Viriato por fin se pudo organizar un ejército al mando de Cayo Hostilio Mancino para luchar contra los numantinos. Sin embargo, fue estrepitosamente derrotado y el general firmó una humillante paz. Harto de la incompetencia de sus generales, el Senado resolvió que fuera Publio Cornelio Escipión el encargado de derrotar a los celtíberos. La estrategia sería el asedio de Numancia.

2. Escipión el Africano lideró el sitio de Numancia



Este no es exactamente incorrecto. Pero conviene aclarar quién fue este general romano y quién no es. El famoso Escipión el Africano luchó en la Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C) contra Aníbal y logró la victoria sobre Cartago. Pero no es el mismo que lideraba el asedio romano de Numancia.

Los romanos de la misma familia pueden llegar a tener el mismo nombre. Esto se debe a que seguían un sistema de nombre de pila (praenomen), nombre de la familia o gens (nomen) más el identificativo de la rama familia concreta (cognomen). A esto se le añade la costumbre (aunque no era norma) de que el primogénito tomara el praenomen de su padre.

De modo que el Escipión el Africano que se puso al frente de las legiones romanas en el asedio de Numancia era un nieto (adoptivo) del gran Escipión. Se había ganado el sobrenombre de Africano tras destruir definitivamente la ciudad de Cartago  en el 146 a.C. Aunque en la historiografía es conocido como Escipión Emiliano.

Gracias a su fama y prestigio logró el mando de las tropas en Hispania y se propuso acabar de una vez por todas con los numantinos. Para lograrlo, levantó un cerco a la ciudad de Numancia compuesto por una muralla ininterrumpida que integraría seis campamentos. Desde cada uno de ellos se podría detener cualquier intento de escape por parte de los sitiados. De este modo, el bloqueo era absoluto.

El campamento de Escipión durante el asedio de Numancia

3. Cuando acabó el cerco de Numancia todos sus habitantes habían muerto



Ni todos murieron, ni todos se suicidaron. Los supervivientes serían esclavizados. El sistema de campamentos ideado por Escipión implicó que durante ocho meses la ciudad no tuviera acceso a campos y pastizales. Negando todo alimento del exterior a los numantinos. Tan solo contaban con los silos. Y estos no durarían mucho. Con la llegada del verano los víveres se habían agotado. Debilitados por el severo racionamiento, los numantinos recurrieron a medidas desesperadas. Cuando todos los animales de la ciudad (incluidas las ratas) ya habían sido comidos los bravos guerreros empezaron a roer las pieles de sus ropas.

Y poco después llegó el canibalismo. Agotados por el hambre los numantinos quisieron negociar con los romanos. Escipión les exigió una rendición incondicional y la entrega de armas, la cual los embajadores aceptaron. Sin embargo, al regresar a la ciudad sus compatriotas no acogieron una salida que consideraban deshonrosa y mataron a sus emisarios. El asedio de Numancia proseguiría unos días más.

Pero al final la desesperación se impuso y los numantinos aceptaron rendirse. No todos, pues algunos seguían considerando vergonzosa la derrota y optaron por suicidarse. Los que sobrevivieron al hambre, el suicidio y el asedio de Numancia se rindieron ante Escipión, quien los vendió como esclavos antes de regresar victorioso a Roma.

Asedio de Numancia

Novelas sobre el asedio romano de Numancia

Si tienes interés en esta historia y quieres leer algo más sobre el asedio de Numancia te recomendamos la novela de José Luis Corral. En ella se relata la historia de un numantino que sirvió como auxiliar en las legiones romanas, siendo testigo de la caída de Cartago, y luego se encontró dentro del sitio de Numancia.

Numancia, de José Luis Corral (Novelas históricas sobre Roma)

Espero que te haya gustado este artículo sobre el asedio de Numancia. Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario. Y si quieres saber más sobre el tema quizá te interese nuestra sección de novelas históricas ambientadas en época romana.

Carlos Pérez Casas es historiador, profesor y escritor. Cursó Licenciatura en Historia por la Universidad de Zaragoza y Máster en Historia Contemporánea por la misma institución. Escritor de ciencia ficción, también ha hecho una incursión en la novela histórica con "El alguacil" una historia de tragedia sobre el Aragón rural del siglo XII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *