➨¿En qué consistió el desembarco de Normandía? El día D
El desembarco de Normandía
Edad Contemporánea

➨¿En qué consistió el desembarco de Normandía? El día D

El desembarco de Normandía fue la mayor operación anfibia de la Historia. En la madrugada del 5 al 6 de junio del año 1944 una flota de cinco mil barcos cruza el Canal de la Mancha mientras en el cielo rugen los ocho mil aviones que participarán en la ofensiva. Cazas. Bombarderos. Y transportes cargados de paracaidistas. Los alemanes sabían que los Aliados venían, pero debido al mal tiempo no creyeron que el seis de junio sería la fecha que se acabaría conociendo como el Día D. Aquí tienes un pequeño resumen de en qué consistió este importante evento de la Segunda Guerra Mundial. Con fotos reales.

¿En qué consistió el desembarco de Normandía del 6 de junio de 1944?



Son muchos los episodios de la Segunda Guerra Mundial que pertenecen a la cultura popular. La campaña de Rusia, los bombardeos atómicos, la guerra submarina, Pearl Harbor… Pero ninguno tiene tanto magnetismo como el desembarco de Normandía. El Día D. Y no es para menos. La magnitud de esta operación, la singularidad de algunos de sus combates y el decisivo papel que tuvo para la entrada de los Aliados en Europa Occidental lo convierten en el principio del fin para el Tercer Reich.

¿En qué consistió el desembarco de Normandía? En aprovechar la primera gran oportunidad de poner pie en Europa Occidental y ejercer presión mortal sobre el Tercer Reich. Alemania que ya estaba de capa caída ante el avance de la URSS y ahora tendría que lidiar con un segundo frente. Era la fecha apropiada. Pero para poner al Tercer Reich contra las cuerdas hacía falta una operación militar de gran ambición. Una que se cobró muchas vidas con la esperanza de asestar un golpe definitivo a los alemanes.

Los preparativos de la Operación Overlord

En las memorias de Winston Churchill se habla de que los planes para la Operación Overlod ya se fraguaban durante la invasión de Italia en 1943. Y no era para menos. La invasión de Francia requería de una fuerza muy superior a la de Italia, pues las tropas alemanas (pese a los reveses de Stalingrado) estaban mejor pertrechadas y adiestradas que las italianas. Además, una mayor número de tropas se requería ante la posibilidad de que un ejército en Francia pudiera usarse para avanzar sobre Alemania. Las apuestas, por tanto, eran más altas. Se necesitaba confundir al enemigo, eliminar sus defensas, enviar tropas en grandes cifras, equipamiento y elegir un lugar donde desembarcar.

Mulberry: los puertos artificiales para las playas de Normandía

MUlberry durante la invasión de normandía

Sin puertos no había posibilidad de abastecer a las tropas invasoras. Y ninguno de los puertos franceses se presentaba como un objetivo fácil. De modo que los Aliados tuvieron que buscar una solución ingeniosa para atracar sus barcos. Esta se presentó en forma de puertos artificiales. Nombre en clave: Mulberry. Se trataba de bloques inundables, por lo que podían ser transportados por mar y una vez abiertas sus válvulas se inundarían en aguas poco profundas, creando una barrera marítima a modo de rompeolas. En el interior de su perímetro, los Aliados podrían atracar sus barcos en el otro extremo y acelerar la descarga de material.

El Muro Atlántico



Anticipando y temiendo una invasión anfibia, los alemanes prepararon sus defensas. La construcción de estas ya había comenzado en el temprano 1942 pero tras los sucesos en Italia el proceso se aceleró. La construcción del llamado Muro Atlántico recayó sobre Erwin Rommel, el Zorro del Desierto. Este mantuvo Calais como el punto mejor defendido, pero viendo las favorables condiciones de Normandía ordenó construir defensas también en ese lugar.

El Muro Atlántico en el Día D

Sin embargo, la principal preocupación fue la creación de obstáculos. No defensas. Parece que los planes no iban tan orientados hacia repeler una invasión sino a dificultar un posible desembarco en Normandía.

Rommel no dedicó tantos recursos a la construcción de defensas como a la de barreras antitanque, minas y alambradas para la infantería. En caso de invasión, su principal plan sería una defensa móvil sustentada en sus tropas, no fortalezas estáticas.

Espionaje, el bombardeo previo, sabotajes y los paracaidistas

Con todos estos preparativos, quedaba claro que los alemanes estaban al tanto de los planes de invasión. Al menos, de parte de ellos. La superior fuerza aérea de los Aliados impido que los alemanes realizaran un reconocimiento preciso de las tropas que se preparaban, por lo que los exploradores regresaban con información difusa. Pero los Aliados no se relajaron e hicieron lo posible para confundir al enemigo.

En primer lugar, para contar en qué consistió el desembarco de Normandía hay que mencionar que se llevó a cabo una labor de contraespionaje. En este aspecto jugó un papel esencial Joan Pujol, nombre en clave Garbo, un agente doble que remitió informes a los alemanes en los que aseguraba que el desembarco de Normandía en realidad se produciría en Calais (el punto más cercano entre la costa inglesa y francesa). Eso supuso que varias divisiones fueran enviadas a ese sector, por lo que no pudieron participar en la batalla.

Incursiones aéreas



Después llegaron los bombardeos de las defensas alemanas. Por un lado, se atacaron objetivos esenciales para el éxito de la invasión. Por otro se lanzaron bombardeos a puntos menos relevantes con el objetivo de confundir a los alemanes. Además, en los días previos a la invasión, la resistencia francesa saboteó vías de tren para evitar el movimiento de tropas alemanas.

Por último, los paracaidistas americanos del 5 de junio. La fecha anterior al desembarco y cuyo objetivo era destruir defensas y bloquear los refuerzos enemigos. Las defensas antiaéreas provocaron que las tropas paracaidistas se distribuyeran sin organización sobre Normandía. Esto supuso un varapalo para los Aliados, pues muchas unidades no pudieron completar los objetivos asignados para el primer día de la Operación Overlord. Pero tuvo un efecto beneficioso. Los informes contradictorios sobre tropas paracaidistas despistaron a los alemanes, hasta el punto de que creyeron que se trataba de una distracción.

Las playas del desembarco de Normandía

Las playas del desembarco de Normandía (Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword)

Cinco fueron los puntos de desembarco en Normandía. Seis si se incluye Point du Hoc. De oeste a este, las playas Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. Los objetivos militares eran ocupar toda la franja costera desde Caen hasta Sainte-Mere-Eglise y penetrar al interior para crear una línea defensiva. Una vez el terreno estuviera asegurado se procedería a la construcción de los Mulberry. Pero antes había que arrebatar las playas de Normandía a los alemanes.

Los afortunados de la Playa Utah

Cuando se piensa en el desembarco de Normandía vienen a nuestra mente los indefensos soldados avanzando por la arena mientras la ametralladoras los acribillan. Pero eso no fue lo que ocurrió en la Playa Utah. Se puede afirmar que aquí fue donde la Operación Overlord tuvo más éxito. Y todo por una suma de buena suerte, precisión artillera y escasa preparación alemana.

Playa Utah en el desembarco de Normandía del 6 de junio_opt

Los americanos encargados de tomar la Playa Utah no desembarcaron donde debían. Las fuertes corrientes marinas unidas al humo del bombardeo artillero provocaron que toda la fuerza desembarcara a más de un kilómetro de la posición indicada. Para su sorpresa, las defensas ahí eran mucho más endebles y pudieron avanzar con rapidez. Los bombardeos previos habían sido muy efectivos contra las defensas alemanas de la Playa Utah, lo que unido a una pobre distribución de tropas de la Wehrmacht permitió a los americanos avanzar hacia el interior sufriendo pocas bajas. Playa Utah fue la menos sanguinaria de las playas de Normandía. De hecho, más hombres murieron en la travesía (debido a las minas flotantes) que en la propia playa.

Para colmo de su buena suerte, Sainte-Mere-Eglise, el punto clave que debían tomar con la ayuda de los divisiones paracaidistas, ya había sido capturado por estos últimos. No obstante, el avance hacia el interior no se produjo al ritmo que el Alto Mando había planeado pero las tropas de Utah lograron conectar varias carreteras que servirían como línea de comunicación.

Point du Hoc



La trágica historia de Point du Hoc es la de un valiente e inútil sacrificio. Situado entre dos playas de Normandía (Utah y Omaha), este saliente rocoso había sido utilizado por los alemanes para situar una batería de seis cañones de 155 mm. Su alcance les permitía bombardear a placer las playas en las que los americanos iban a desembarcar, por lo que inutilizarlos era esencial. En los bombardeos previos se había arrasado la posición, pero se ignoraba el daño efectivo hecho contra este puesto de artillería. Si los cañones seguían allí provocarían una carnicería. Así que se decidió que un grupo de doscientos soldados (Rangers americanos) escalaría el saliente rocoso y tomaría la posición con escalas y cuerdas.

En medio del desembarco de Normandía, mientras las ametralladoras alemanas barrían las playas, este grupo de soldados escaló el acantilado cargados con todo su equipo. Los alemanes en el extremo superior los hicieron trizas. No obstante, la importancia de neutralizar esos cañones era vital por lo que continuaron con el ascenso. Los Rangers sufrieron un 50% de bajas, aún así lograron tomar Point du Hoc. Pero la desesperación llegó cuando descubrieron que los cañones no estaban. Los alemanes se los habían llevado al interior.

La carnicería de la Playa Omaha

La Playa Omaha es el lugar más conocido sobre en qué consistió el desembarco de Normandía. También fue la más sanguinaria. El terreno que los americanos debían capturar estaba salpicado de elevaciones rocosas. Y en su cima estaban los búnqueres alemanes. Estos habían sido bombardeados por la aviación aliada, y durante el desembarco también serían blanco de los cañones navales. Sin embargo, la robustez de las defensas supuso que muchas estuvieran operativas durante el desembarco en las playas. Y los americanos sufrieron por ello.

Las bajas de la playa Omaha (Desembarco de Normandía en el DIa D)_opt

En primer lugar, las lanchas habían sido desviadas por las corrientes marinas. Lo cual generó confusión respecto a cuáles eran los objetivos de cada compañía. En segundo lugar, las defensas en la cima de los acantilados estaban causando muchas bajas entre los soldados americanos. A las ametralladoras y morteros se sumaba la artillería situada en el interior, principal blanco de los ataques aéreos durante el desembarco de Normandía. Solo la llegada de la artillería naval pudo ofrecer algo de apoyo, pero aún así no se conseguían los objetivos. Y los muertos se acumulaban en la playa.

El número de bajas llegó a ser tal que el general Bradley llegó a pensar en cancelar la ofensiva. No obstante, la decisión final fue la de enviar la segunda oleada para aumentar la presión. Resultó ser la decisión correcta. Los alemanes se estaban quedando sin munición y sus refuerzos se hallaban en Calais (desviados allí por la desinformación aliada), por lo que no pudieron hacer frente a la superioridad numérica de los americanos y terminarían por ceder.

Las playas menos conocidas: Gold, Juno y Sword

Omaha es la más famosa de las playas debido a su negro legado. Pero en el desembarco de Normandía no participaron únicamente norteamericanos. Cierto es que fueron los más numerosos, pero está fue una operación de los Aliados. Y Gran Bretaña, Canadá y Francia también jugaron su rol en las otras tres playas.

La Playa Gold quedó asignada a las tropas británicas. Los fuertes vientos obligaron a desembarcar más cerca de la costa de lo originalmente planeado, lo que expuso a las lanchas a la artillería alemana. Al igual que en Omaha, los ataques aéreos no habían neutralizado las defensas de la Wehrmacht. Fue necesario el ataque conjunto de infantería y blindados para silenciar los cañones. Pese a los reveses iniciales, al final de la noche se había logrado conectar con la playa Juno.

Las bajas de la playa Omaha (Desembarco de Normandía en el DIa D)_opt

La Playa Juno fue ocupada por canadienses. En este caso la marea hizo que los tropas llegaran antes que los barcos de apoyo, por lo que durante la primera hora la artillería alemana disparó con impunidad contra los soldados en las playas. Eso provocó un gran número de bajas. Solo la llegada de la Armada permitió mejorar la situación. No obstante, la toma de las poblaciones cercanas permitió que al terminar el día se conectara con la Playa Sword, al este, y Gold, al oeste.

La Playa Sword fue invadida por una fuerza conjunta de británicos y franceses. Estos últimos eran las tropas que habían logrado escapar a Gran Bretaña tras los acontecimientos de Dunquerque.

Aquí el terreno era más llano por lo que los alemanes organizaron un contraataque con una división Panzer, pero esta fue rechazada por los tanques anfibios británicos. Al acabar la tarde, los alemanes se retiraron para ofrecer resistencia en Caen.

Las consecuencias del desembarco de Normandía

El desembarco de Normandía

Pese a la gran cantidad de fuerzas desplegadas, la invasión de Normandía estaba en entredicho. A pesar de avanzar hacia el interior todavía había focos de defensa alemanes y los vehículos no podían desembarcar con seguridad. Mucho menos circular por las carreteras de Normandía. Y todavía se tardarían seis días más en conectar todas las playas.

Pero es innegable que el desembarco de Normandía había proporcionado un punto donde las fuerzas aliadas  podían descargar tropas y material militar. Y estos llegaron en grandes cifras a las playas. Pero su posición era endeble y todavía quedaba abrirse paso a través de la región de Normandía, donde la frondosa vegetación hacía temer emboscadas alemanas.

La Operación Overlord supuso el inicio de la invasión en Francia, pero solo la abrumadora superioridad de los Aliados lo hizo posible, ya que los alemanes también debían preocuparse del avance del Ejército Rojo en el Este. La invasión de Normandía se sustentaba en la certeza de su éxito basándose en el poderío de los Aliados. Se podía ver que Alemania ya había perdido la guerra. Quedaba saber cuánto costaría cumplir ese objetivo.



Las bajas y muertos del desembarco de Normandía

¿Y cuántos muertos hubo? En pérdidas humanas, el Día D no supuso un desastre para los americanos. Las bajas del desembarco de Normandía se cuentan en solo 4000 para los aliados. La mayoría en Omaha. La sangrienta fama de Normandía se debe a que estas bajas se concentraron en un estrecho campo de batalla y unas pocas horas, lo que debió ser aterrador para los soldados. Los refuerzos llegaban a un terreno salpicado de camaradas muertos. La verdadera matanza se prolongaría durante dos meses por toda la región de Normandía, con 600.000 bajas entre ambos bandos.

Novelas sobre el desembarco de Normandía

Por desgracia no he podido encontrar una que tenga Normandía como centro de la historia. Cierto es que hay bibliografía sobre el tema, pero entra en la categoría de ensayo y no de novela. La novela de Hermanos de Sangre, de Stephen E. Ambrose aparece descatalogada. Si está la serie de televisión, desde luego. Y aunque hay algunas que rodean al evento, como Alto riesgo, de Ken Follet sobre la interrupción de las comunicaciones, o La isla de las tormentas, del mismo autor y también de espionaje, no he leído nada específico sobre la Operación Overlord. Si supieras de alguna novela, agradecería que la dejaras en los comentarios.

Lo que sí hay es una novela sobre los paracaidistas del mismo autor que Hermanos de Sangre. Se trata de El puente Pegasus, sobre la captura de una de esas carreteras que los alemanes necesitaban para enviar refuerzos.

El Puente Pegaus, de Stephen E. Ambrose (NOvelas históricas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial)

En cualquier caso, si te ha gustado este artículo sobre en qué consisitió el desembarco de Normandía quizá quieras echar un vistazo a nuestra sección de novelas históricas sobre la Segunda Guerra Mundial. O suscribirte a nuestra lista de avisos para recibir un nuevo artículo cada vez que lo publiquemos. Y si tienes alguna duda o sugerencia, ¡déjanos un comentario!

Carlos Pérez Casas es historiador, profesor y escritor. Cursó Licenciatura en Historia por la Universidad de Zaragoza y Máster en Historia Contemporánea por la misma institución. Escritor de ciencia ficción, también ha hecho una incursión en la novela histórica con "El alguacil" una historia de tragedia sobre el Aragón rural del siglo XII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad