No hace mucho escribí un artículo sobre las siete maravillas del mundo antiguo. E impregnado de ese espíritu he investigado otras construcciones. Hoy le toca al círculo de piedras de Stonehenge. Son muchas las compañías de turismo que ofrecen visitas a este mágico lugar. Sin embargo, poco está claro sobre el uso y función de Stonehenge. Voy a intentar arrojar algo de luz sobre el asunto.

El círculo de piedras de Stonehenge

El origen de este emblemático lugar se remonta cinco mil años, en la difusa frontera entre el Neolítico y la Edad de Bronce; cuando las gentes que habitaban lo que hoy es Inglaterra iniciaron la construcción de círculo de piedras de Stonehenge. Una obra faraónica que se prolongaría, en distintas fases, durante mil quinientos años.

¿Dónde está y cuál es la historia de Stonehenge?

Posiblemente uno de los monumentos más famosos de Inglaterra, el círculo de piedras de Stonehenge se alza en la planicie de Salisbury, a ciento treinta kilómetros de Londres. Cada día llegan autobuses de turistas intrigados por el lugar. Y no son los únicos.

A lo largo de la historia los propios habitantes de Inglaterra especulaban sobre su origen. Unos lo atribuían a los romanos, grandes constructores, pese a que no se parecía a ninguna de sus creaciones. La relación entre Stonehenge y el rey Arturo también fue un tema recurrente. Así como atribuirle un origen celta. Incluso en 1860 Ferguson se atrevió a decir que era un templo budista. ¡Un templo budista en Inglaterra! Tal era el grado de desconcierto.

Cabecera de Novelas Históricas recomendadas (Círculo de piedras de Stonehenge)

No sería hasta 1906 cuando Norman Lockyer relacionara el círculo de piedras de Stonehenge con el solsticio de verano. En los años siguientes la arqueología ofrecería datos fidedignos. Hoy se sabe que el origen de Stonehenge se produce en torno al año 3000 a.C. cuando comienzan a establecerse las primeras sociedades sedentarias. y serán estos agricultores y ganaderos recién instalados los que den los primeros pasos en la construcción de Stonehenge.

La construcción del círculo de piedras de Stonehenge

Lo que queda de Stonehenge hoy en día son seis grandes bloques de piedra del tercer anillo y menos de veinte, de tamaño más reducido, pertenecientes al primer anillo (el exterior). Pero en su momento de mayor esplendor el conjunto llegó a tener más de ciento cincuenta piedras en su composición. Fue una estructura lítica de considerables dimensiones.

Para su construcción se cavaron hoyos, utilizando palas hechas con asta de ciervo y huesos de buey. En el interior de esos hoyos se introdujeron los grandes bloques de piedra y posteriormente se erigieron utilizando cuerdas. Para colocar los dinteles es posible que se alzaran andamios de madera.

El origen de las piedras de Stonehenge

Según Michael Cantley, fueron dos los tipos de piedras empleadas en la construcción de Stonehenge. Las más grandes eran las sarsen, una arenisca que podía pesar hasta veintiséis toneladas. La otra clase eran unos basaltos azulados conocidos como bluestone. Estos pesaban unas cuatro toneladas.

Detalle de los trilitos del círculo de piedras de Stonehenge

Las sarsen procedían de una cordillera relativamente cercana y se especula con que fueron transportadas en trineos. Las bluestone procedían de los montes de Gales. Doscientos kilómetros separaban las bluestone de su destino final en el círculo de piedras de Stonehenge. Por ello la teoría más difundida es que fueron trasladadas por mar.

Fases de construcción de Stonehenge

Los estudios arqueológicos han permitido determinar que el proceso de construcción de Stonehenge se produjo en cinco fases a lo largo de mil seiscientos años. En primer lugar, en torno al 3000 a.C., se excavó un foso circular de unos cien metros de diámetro y con la tierra extraída se elevó un terraplén.

La segunda fase, cien años después, vio la construcción de estructuras de madera. Habría que esperar otros cuatrocientos años a que llegara la piedra en la tercera fase. Las primeras bluestones formarán el círculo de piedras que acabará siendo el segundo anillo. A esta composición rocosa se añade la Piedra Altar (colocada en el lugar donde impactaban los rayos del solsticio de verano).

Después llegó la mayor ampliación. La cuarta fase (2500 a.C.) consistió en el círculo de las gigantescas sarsen del primer anillo. Estas se colocaron en trilitos (dos verticales y un horizontal sobre ellas). También es el momento en el que las sarsen del tercer anillo se disponen en herradura.También se colocaron las bluestone del anillo interior (el cuarto).

La quinta y última fase se produjo en una fecha entre 1800 y 1500 a.C donde se cavaron dos círculos de hoyos destinados, probablemente, a una ampliación. Sin embargo, a partir del 1500 a.C. Stonehenge sería abandonado. Se desconoce el porqué.

El significado de Stonehenge: el solsticio de verano e invierno

Solsticio de verano en el círculo de piedras de Stonehenge

Debido a la gran cantidad de personas implicadas, varias generaciones durante más de mil quinientos años, y de materiales requeridos es evidente que la construcción de Stonehenge tenía un significado concreto. Más aún tras ver la cuidadosa planificación y ejecución del círculo de piedras.

Antes he mencionado las teorías erróneas o extravagantes. Ahora conocerás la hipótesis más aceptada. Se considera que Stonehenge es el centro de un ritual prehistórico establecido por las primeras comunidades agrícolas de Inglaterra. El ciclo de las estaciones era (y es) esencial en la producción agraria por lo que el solsticio de verano juega un papel fundamental. Y eso se ve en la alineación de los trilitos.

El solsticio de verano golpea directamente la Piedra del Altar. Esto se consigue mediante la distribución de los trilitos del tercer anillo (la herradura), los cuales filtran los rayos del sol. Por tanto, se puede deducir que tras el círculo de piedras de Stonehenge se halla un rito sobre la fecundidad, la vida y la abundancia.

Novelas históricas sobre Stonehenge

Stonehenge, de Bernard Cornwell (Novelas históricas prehistóricas)

Solo he encontrado una novela dedicada al círculo de piedras de Stonehenge. La obra homónima de Bernard Cornwell, el autor inglés tan reconocido por su obra Sajones, Vikingos y Normandos. Este libro cuenta con muy buenas reseñas en Goodreads y es la razón por la que la recomiendo. Pero también podría interesarte echar un vistazo a nuestra sección de novelas ambientadas en la Prehistoria. En cualquier caso, no dudes en dejar un comentario. ¡Nos vemos!