Tengo unos amigos visitando Petra, en Jordania. Las fotos y vídeos que envían son una fuente de envidia. De verdad. Hay construcciones del mundo que dejan boquiabierto y Petra es una de ellas. Comento esto porque en el grupo de whatsapp se ha preguntado si era una de las 7 maravillas del mundo antiguo. Pese a su innegable belleza… no, no lo es. Sin embargo, eso no le resta mérito a quienes construyeron Petra. Pues cuando se confeccionó la lista con las siete maravillas del mundo antiguo no se conocía ese lugar. Al menos, no quien hizo la lista.

¿Cuáles son las 7 maravillas del mundo antiguo?

Si los romanos fueron una civilización propensa a las leyes y cargos políticos lo cierto es que a los griegos les apasionaba la cultura y la ciencia. Ya en el siglo V a.C Heródoto habla de las siete maravillas del mundo antiguo. Aunque no especifica cuáles son. Se limita a hacer una mención de su existencia. Sin aportar más detalles. No obstante, debido a la fecha tan temprana es evidente que algunas de las maravillas oficiales no estaban incluidas.

La primera mención real hacia una verdadera lista de las 7 maravillas del mundo antiguo llega en el siglo II a.C. Es entonces cuando se mencionan siete construcciones extraordinarias de la antigüedad.

La lista ha ido variando en función del autor y la época. Pero la lista oficial, aquella que se conserva hasta nuestros días y que voy a explicar a continuación, sobre cuáles son las siete maravillas del mundo antiguo es la siguiente: la Pirámide de Giza, los Jardines Colgantes de Babilonia, el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.

1. La Gran Pirámide de Giza (o Keops)

La pirámide de Guiza (Una de las siete maravillas del mundo antiguo)

La más vieja de las 7 maravillas del mundo antiguo es también la única que se conserva. Aunque su aspecto a día de hoy palidece con lo que una vez fue. Y, en realidad, son tres las Pirámides de Giza. E incluso fueron más en su tiempo. Toda la zona era un gran complejo funerario de tres de los siete faraones de la Dinastía IV.

Aunque los egipcios no descuidaron la medicina, lo cierto es que la vida tras la muerte tenía muhco peso en su cultura. Por ello las tumbas reales tuvieron tanta importancia para los faraones. Y los de la Dinastía IV fueron los que dejaron un legado imperecedero. Cada uno de ellos mandó erigir una pirámide, a la que se añadieron otras más pequeñas para sus esposas. Aunque sin duda la que más admiración despierta es la Gran Pirámide de Keops.

A los griegos no les impresionaba su diseño, pues era poco elegante para el gusto helénico, sino sus dimensiones. Les admiraba el enorme tamaño de la Gran Pirámide Giza, nada menos que 146 metros de altura. Su presencia se reforzaba por el terreno plano sobre el que se alzaba, otorgándole un aspecto de montaña. Junto a esta colosal edificación se encuentra la Esfinge de Giza y su enigmática mirada, guardiana de piedra de la primera de las 7 maravillas del mundo antiguo. En el momento de su construcción tenía las paredes lisas, pero el recubrimiento sería expoliado por diversos gobernantes egipcios en época medieval ante la escasez de piedra.

2. Los Jardines colgantes de Babilonia

Jardines Colgantes de Babilonia (Una de las siete maravillas del mundo antiguo)

Sin lugar a dudas es la más legendaria de las siete maravillas del mundo antiguo. Su existencia no está demostrada, ni su origen se atribuye con exactitud. Hay quienes afirman que solo eran las murallas de Babilonia, las cuales estaban cubiertas de vegetación. Otros que fueron construidos por Nabucodonosor II como regalo para su esposa (originaria de un país de floreciente vegetación). Ni tampoco se asegura que los Jardines Colgantes estuvieran realmente en Babilonia. Nínive es otra posible localización.

Respecto a su forma exacta también hay discrepancias. Hubo quienes pensaban que la vegetación de estos jardines flotaba en el aire. Como si hubiera una estructura de columnas de piedra donde el techo estaba formado por las raíces de los árboles que allí crecían. Todo para conseguir un ilusión de plantas voladoras. Ciertamente eso convertiría esta creación en digna miembro de las 7 maravillas del mundo antiguo.

Pero la verdad tras los Jardines Colgantes de Babilonia se acerca más a una estructura de tipo zigurat. Elevada en terrazas horizontales, cada una de ellas repleta de vegetación. Un sistema de poleas permitiría alzar el agua hasta el piso superior, donde se distribuiría a través de tuberías y canales por todo el jardín.

3. El Templo de Artemisa en Éfeso

Templo de Artemisa en Éfeso (Una de las 7 maravillas del mundo antiguo)

Es la única de las 7 maravillas del mundo antiguo construida (y destruida) dos veces. El templo original fue un encargo del legendario rey Creso de Lidia, el hombre más rico de su época. Más de cien columnas jónicas y esculturas de Praxíteles contribuían a la belleza de esta morada de dioses. Todo el edificio era de mármol. Y en su interior había una estatua de la diosa Artemisa, también de mármol, esculpida por Fidias.

El Templo de Artemisa en Éfeso fue destruido en un incendio en 356 a.C. Su autor fue un hombre llamado XXXXX, quien lo hizo para ganar “fama imperecedera” por su acto. No se mencionará su nombre aquí. En el año 323 a.C sería reconstruido bajo la supervisión del arquitecto Dinócrates. Este segundo templo perduró hasta el año 263 d.C. cuando fue arrasado por los godos.

4. La estatua de Zeus en Olimpia

Estatua de Zeus en Olimpia (Una de las siete maravillas del mundo antiguo)

Fidias, el más famoso de los escultores de la Grecia Antigua, es el genio tras la Estatua de Zeus en Olimpia, la cual terminó en 432 a.C. Construida en oro y marfil, tenía un aspecto imponente con sus trece metros de altura. El dios Xeus sostenía una victoria (niké) y un cetro. Se ubicaba en la cella, el lugar más sagrado del templo de Olimpia, y toda la decoración de la sala estaba orientada a engrandecer la figura del dios.

De las 7 maravillas del mundo antiguo esta era la única a la que los griegos podían acceder fácilmente. La única que estaba en Grecia. Desde el año 776 a.C. se celebraban olimpiadas en Grecia, lo cual implicaba una especie de peregrinación de los atletas hasta la región de Olimpia. Con la construcción de esta estatua gigante, las ofrendas que precedían a la celebración de los juegos se hacían frente a este Zeus gigantesco, generando un importante número de visitantes que se sumaban a los ocasionales peregrinos.

El destino de la Estatua de Zeus en Olimpia es desconocido. Según parece fue trasladada a Constantinopla en el siglo V d.C. y posteriormente destruida en un incendio.

5. El Mausoleo de Halicarnaso

Mauseoleo de Halicarnaso (Una de las 7 maravillas del mundo antiguo)

Deseando emular a los faraones de Egipto, el rey Mausolo II de Caria quiso alcanzar la inmortalidad con una tumba soberbia. Para ello ordenó la construcción en 350 a.C. de un edificio que se convertiría en una de las siete maravillas del mundo antiguo. El Mausoleo de Halicarnaso. Puede que su forma y dimensiones no fueran especialmente bellas, pero la decoración exterior era soberbia.

Hasta 444 estatuas y bajorrelieves cubrían los muros de esta tumba. Una gigantesca cuádriga coronaba la cima de esta belleza de mármol y bronce. Los contemporáneos destacaban la pulcritud de todo el edificio pues “brillaba como el cristal al sol”.

Fue destruido en 1522 para usar sus materiales en la construcción de una fortaleza de los Caballeros de San Juan. El edificio se perdió, pero el arquitecto Antonio de Sangallo reprodujo los planos del Mausoleo de Halicarnaso antes de que fuera destruido.

6. El Coloso de Rodas

El Coloso de Rodas (Una de las siete maravillas del mundo antiguo)

Su historia es trágica. El Coloso de Rodas fue la menos duradera de las 7 maravillas del mundo antiguo. Fue construido en el año 280 a.C. y destruido cincuenta y cuatro años después por un terremoto.

Su origen se remonta al asedio que sufrió Rodas por el rey Demetrio Poliorcetes. Este monarca helenístico deseaba un monumento que conmemorara su victoria sobre los rodios y encargó el proyecto al escultor Cares de Lindos. Según parece, el Coloso de Rodas no era la única estatua de grandes dimensiones en la isla, pero sí fue la que se acabó convirtiendo en una de las siete maravillas del mundo antiguo.

La figura del Coloso de Rodas era la representación de Helios, el dios Sol. Sobre un pedestal de mármol se alzaba esta estatua construida en hierro y recubierta de bronce para evitar su oxidación. Con sus más de treinta metros de altura fue la escultura más grande de la antigüedad.

7. El Faro de Alejandría

El faro de Alejandría (Una de las 7 maravillas del mundo antiguo)

La más útil de las 7 maravillas del mundo antiguo. Mientras otros edificios eran carísimas tumbas, decorados o edificios religiosos el Faro de Alejandría tenía una función práctica. Guiar a los barcos hasta puerto seguro.

Tras la muerte de Alejandro Magno (323 a.C.) uno de sus generales, Ptolomeo, se estableció como faraón de Egipto. El año de su muerte (285 a.C.) empezó la construcción del Faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo antiguo que más perduraría en el tiempo. La costa egipcio en el Delta del Nilo es plana y carece de accidentes geográficos destacables, lo cual supone un problema para que los marineros se orientaran. Debido a ello se planificó la construcción de un edificio que fuera visible a gran distancia. Y el Faro de Alejandría fue la solución.

Construido por el arquitecto Sóstrato de Cnido se elevaba hasta 160 metros de altura. En cada uno de sus niveles se esculpieron estatuas de bronce, otorgando gran belleza al edificio. Para soportar el peso del edificio se usaron bloques de mármol ensamblados con plomo. La base del Faro de Alejandría era una planta de treinta metros de altura sobre la que se elevaba una torre, también cuadrangular, de otros sesenta. Sobre esta se construyó una segunda torre ortogonal y, por último, la linterna. En ella había un ingenioso sistema de espejos y una gigantesca hoguera que podía verse a cincuenta kilómetros de distancia.

Durante siglos, el Faro de Alejandría sirvió de referencia para los barcos del Mediterráneo oriental. El Faro se mantuvo activó hasta el siglo XIV, cuando un terremoto lo destruyó. Con sus restos se construiría un castillo.

Hasta aquí el artículo sobre las 7 maravillas del mundo antiguo

Si tienes algo que añadir sobre el tema no dudes en dejar un comentario para que sepamos tu opinión. O si conoces alguna novela en la que aparezcan las 7 maravillas del mundo antiguo también lo agradeceremos. Porque no hemos podido encontrar ninguna. En cualquier caso, tal vez quieras echar un vistazo a nuestra sección de novelas históricas ambientadas en Grecia o las novelas de Egipto y Mesopotamia. ¡Nos vemos!