⚭ El comercio de esclavos africanos en América en la Edad Moderna
Venta y Comercio de esclavos africanos en América
Edad Moderna

⚭ El comercio de esclavos africanos en América en la Edad Moderna

Hace poco pudiste leer el artículo sobre la rebelión de Espartaco. Pero la esclavitud ha continuado a lo largo de la Historia y es por ello que hoy voy a hablar de la trata humana. En concreto del comercio de esclavos africanos en América durante la Edad Moderna. Un tiempo que supuso una siniestra Edad de Oro para la esclavitud. De modo que en este artículo explicaré en qué consiste y cuáles fueron las causas y consecuencias sociales del comercio de esclavos.

El comercio de esclavos africanos en América

Entre los siglos XVI y XIX el tráfico marítimo entre Europa y América era indicador de riqueza. La proliferación de minas y plantaciones (de azúcar y algodón) generaba pingües beneficios. Sin embargo, parte de esta abundancia estaba sustentada en el sufrimiento de quienes producían los valiosos recursos americanos. Esclavos. Negros. Por ello el comercio de esclavos africanos se convirtió en una parte esencial del modelo de producción en América.

¿En qué consiste el comercio de esclavos?



La esclavitud ha estado presente en muchos períodos de la Historia. De hecho, todavía persiste en algunos lugares donde las leyes miran para otro lado. Pero durante la Edad Antigua la esclavitud fue el modelo económico presente. Los espartanos dependían de los esclavos ilotas para poder dedicarse por completo a la vida militar y el tamaño de algunas rebeliones en época romana pone de manifiesto el peso demográfico de quienes eran objeto de la trata de esclavos.

Durante la Edad Media la esclavitud en Europa se fue reduciendo hasta ser testimonial debido a que el modelo del feudalismo y la servidumbre acabó imponiéndose. Sin embargo, la Edad Moderna vio un nuevo auge del comercio de esclavos con las posibilidades de explotación económica derivadas del descubrimiento de América.

Y este comercio de esclavos africanos hizo ricos a muchos negreros. Y se cobró la vida de millones de personas.

Causas del comercio de esclavos en América

Aunque puede afirmarse que la esclavitud fue un fenómeno global cuando alguien menciona el comercio de esclavos automáticamente se piensa en las plantaciones americanas. Y es normal. Fueron ellas las que absorbieron la mayor parte de los doce millones de esclavos africanos que fueron transportados a América. ¿Cuántos esclavos? ¿Doce millones? Así es, esas son las cifras que se manejan.

Pero, ¿cuál es la excusa para semejante actividad? Bueno, como casi todo en esta vida la respuesta es el dinero. Sin embargo, las causas del comercio de esclavos también son demográficas.

Entre los siglos XVI y XVIII doce millones de esclavos fueron trasladados a América desde la costa occidental de África. Clic para tuitear

En primer lugar, las plantaciones necesitaban mano de obra. El cultivo de la caña de azúcar y del algodón era un trabajo muy duro. Los indios americanos habían sido empleados durante el siglo XVI pero se probaron poco aptos para las arduas condiciones de trabajo y, además, las enfermedades europeas habían reducido su número.

Y los trabajadores libres europeos se negaban a ir a las plantaciones a cambio de un salario miserable (los bajos sueldos eran necesarios para la rentabilidad de la plantación). Los que eran forzados (criminales o endeudados) eran víctimas de las enfermedades tropicales, por lo que era necesario otro grupo de población. Y es aquí donde el comercio de esclavos africanos se presentó como solución.

¿En qué regiones de África había un mayor comercio de esclavos?

En contra de la creencia popular, los europeos no se dedicaban a capturar esclavos. No iban a caballo con rifles y redes persiguiendo africanos. No, aquello no era El planeta de los simios. Ni tampoco asaltaban aldeas en mitad de la noche. Salvo en raras ocasiones, los europeos en África nunca abandonaron la costa.

Venta y Comercio de esclavos africanos en AméricaPor un lado las colonias europeas (cuya principal fuente de ingresos hasta el siglo XVIII fue el oro africano y no el comercio de esclavos) estaban situadas allí. En el interior del continente había enfermedades letales que se cobraron la vida de la mitad de los esclavistas.

Por otro lado, el comercio de esclavos africanos no fue un invento europeo. La trata humana era una práctica habitual en África. Los esclavistas, negros o árabes, eran profesionales que trasladaban a los esclavos hasta las bases europeas en la costa. Estos eran principalmente prisioneros de guerra pero también podían ser gente sin medios. El reino de Benin, en Nigeria, se hizo muy rico con el comercio de esclavos.

El triángulo marítimo y la trata de esclavos

El comercio de esclavos africanos era un sistema en tres fases. En África se cargaban esclavos que se vendían en América, allí se compraba azúcar y otros productos americanos que luego se vendían en Europa, donde se adquirían las manufacturas que se intercambiaban por esclavos en África. De ahí el «triángulo marítimo» o «comercio triangular» con el que se identifica a esta práctica.

En primer lugar, se cargaban los barcos negreros en las costas de África. Allí los esclavos se compraban mediante trueque. Ropa y manufacturas eran mercancías habituales pero también alcohol, armas de pólvora y utensilios decorativos. Los collares de conchas eran muy demandados entre los esclavistas y llegaron a usarse como moneda. Todo esto pueden parece baratijas a nuestros ojos pero tenían un fuerte peso económico en Benin.

Los esclavos se compraban en África a esclavistas profesionales. El pago se efectuaba mediante trueque: alcohol, armas o collares de conchas. Clic para tuitear

Después llegaba el terrible middle passage, la travesía atlántica, cuando los esclavos africanos eran trasladados a América. Este era, sin duda, el aspecto más trágico del comercio de esclavos. Y, junto a la tercera fase, que es el proceso de compra y venta de esclavos, hablaré a continuación.

Los barcos esclavistas del middle passage

Los historiadores coinciden en que era el viaje desde África la parte donde el comercio de esclavos exhibió su mayor crueldad. No porque los esclavistas los torturaran o mataran (una práctica menos frecuente de lo que se pensaba porque nadie quería dañar la mercancía) sino porque resultaba difícil mantener a los esclavos con vida. Estos estaban expuestos a las duras condiciones del hacinamiento durante el viaje.

Venta y Comercio de esclavos africanos en AméricaPara que un viaje fuera rentable era necesario que el número de esclavos hiciera que los dos meses de travesía valieran la pena. Aunque había barcos negreros de distintos tamaños, los que podían transportar cuatrocientos esclavos eran habituales. Incluso llegaron a existir barcos con capacidad para seiscientos esclavos. Lo que suponía demasiada gente a bordo para los víveres disponibles.

Los esclavos eran repartidos por el barco. Los varones y los jóvenes iban encadenados en las entrecubiertas, hacinados unos con otros, y las mujeres y los niños viajaban en cubierta. Ellas se encargaban de alimentar a los demás y los varones limpiaban (lo posible) para reducir el riesgo de enfermedades. Pese a todo la tasa de mortalidad en el viaje era del doce por ciento. Más de un millón de víctimas del comercio de esclavos africanos nunca llegó a América.

La tasa de mortalidad en un barco negrero rondaba el doce por ciento. Clic para tuitear

Los esclavistas y negreros durante el middle passage

Las condiciones de los marineros a bordo de los barcos negreros no eran mucho mejores. Al riesgo de contraer enfermedades tropicales se sumaban los peligros del viaje, especialmente el riesgo de amotinamiento durante los primeros días. Por ello la vigilancia de los cautivos y los castigos extremos eran frecuentes para mantener la disciplina. La violación de las jóvenes africanas también era algo habitual.

Pese a que un esclavo dañado valía menos la tripulación no dudaba en refrenar los conatos de motín con torturas y castigos ejemplares. Clic para tuitear

Y algo que ningún esclavista quería pero a veces veía era necesario consistía en reducir el número de esclavos a bordo. Un mal cálculo de provisiones o que la comida se pudriera obligaba a los capitanes negreros a matar a parte de los esclavos, preferiblemente a los enfermos o ancianos. Se los ataba unos a otros con cadenas y después eran arrojados por la borda para que se ahogaran.

La compra y venta de esclavos africanos

Aquellos que sobrevivían al middle passage se convertían en una valiosa mercancía de los esclavistas y entraban en la última fase del comercio de esclavos: la venta. En América el precio de los cautivos era siempre elevado, lo que explica las más de mil expediciones que tuvieron lugar en la Edad Moderna.

Venta de esclavos africanos en AméricaPero los precios podían variar con cada esclavo. Los hombres fuertes y las mujeres jóvenes estaban muy demandados, al igual que los niños robustos. Por ello los expertos del comercio de esclavos aseaban y «maquillaban» la mercancía. Las heridas y marcas de grilletes se cubrían, las cabezas se rapaban y la piel se untaba con aceite para que tuviera un aspecto más saludable. Aquellos cautivos menos demandados se vendían en lotes a precios económicos.

Una vez vendidos el comprador podía examinar su adquisición. El pago se realizaba a plazos (los préstamos eran habituales) pero los esclavistas ofrecían descuentos si el pago se hacía al contado.

Consecuencias sociales del comercio de esclavos

Se ha debatido mucho respecto a si la trata de esclavos era un negocio rentable. Los costes de viaje eran elevados y muchos esclavos morían durante la travesía. E incluso barcos enteros podían perderse a causa de las tormentas. Pero está claro que si no hubiera beneficios no habría existido el comercio de esclavos africanos a la escala mostrada.

Ciertamente la tripulación no ganaba mucho, pero los armadores de los barcos y los comerciantes (a menudo capitanes de barcos negreros) sí prosperaban. También otros se beneficiaban. Intermediarios, agentes de seguros, quienes vigilaban a los esclavos en sus nuevos trabajos y quienes los capturaban en África. Pero los verdaderos beneficiados del comercio de esclavos eran los dueños de las plantaciones, que amortizaban la compra con la producción obtenida.

Sin embargo, este modelo económico perjudicaba a los trabajadores libres, quienes se veían sustituidos. Y con la llegada de la Revolución Industrial (donde la introducción de maquinaria también afectaría a los empleos) se vio que el modelo esclavista podía hacer competencia al capitalismo industrial. Esta sería una de las muchas causas de la Guerra Civil Americana. De modo que en ciertos círculos se hablaba de abolir la esclavitud.

¿Abolir la esclavitud o solo la trata humana?

Las mayores críticas al comercio de esclavos hacían referencia al middle passage. Las inhumanas condiciones de viaje eran motivo de escándalo, por lo que se intentaron regular. Incluso se llegó a proponer la abolición de la esclavitud. Así lo hizo Inglaterra, que luego iniciaría una especie de cruzada moral contra la esclavitud, persiguiendo barcos negreros. Pero había hipocresía tras estos actos.

Gran Bretaña no necesitaba el comercio de esclavos. Desde finales del siglo XVIII estaba en pleno despegue industrial y cuando abolió la esclavitud (1807) sus fábricas eran rentables con trabajadores libres. De modo que privar de esclavos a otros países sin industria era una manera de forzarles a comprar productos británicos ya que sin esclavos no podían ofrecer precios competitivos en ciertos sectores.

Durante la Revolución Industrial la marina de Gran Bretaña luchaba para abolir la esclavitud porque era una competencia para sus fábricas. Clic para tuitear

Pese a todo, esta campaña para abolir la esclavitud se fue extendiendo a otros países que cedieron en este asunto. Al menos en parte. En Estados Unidos se prohibió el comercio de esclavos pero se mantuvo la esclavitud hasta la derrota del Sur en la Guerra de Secesión. Habría que esperar a finales del siglo XIX para ver un final real a la trata de esclavos. Brasil, en 1888, será el último país americano en abolirla.

Carlos Pérez Casas es historiador, profesor y escritor. Cursó Licenciatura en Historia por la Universidad de Zaragoza y Máster en Historia Contemporánea por la misma institución. Escritor de ciencia ficción, también ha hecho una incursión en la novela histórica con "El alguacil" una historia de tragedia sobre el Aragón rural del siglo XII.

Un Comentario

  • Sarai

    ¡WOW! Me quede sin palabras, como es que una vida puede valer tan poco, como puedo hacerme rico a costo del sufrimiento humano y lo peor es la hipocresía y la manipulación para mi beneficio, y lo más tristes es que seguimos repitiendo la historia, pero con diferente contexto. Excelente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad